Embarazo precoz: Riesgos para las jóvenes

embarazo precoz riesgo jóvenes         El embarazo precoz entraña una gran cantidad de riesgos tanto para las jóvenes como para los bebés. Dado que el embarazo es un evento biopsicosocial (es decir, en el que interviene tanto la biología, como el estado mental, como la sociedad), la buena disposición de esos tres elementos es fundamental para que los nueve meses y los años posteriores se desarrollen de forma adecuada.

Sin embargo, en las jóvenes, ninguno de esos tres elementos suele estar en una correcta situación, y es por ello que se habla de una gran cantidad de riesgos durante un embarazo precoz. En este artículo vamos a tratar de ver cuáles son los riesgos que asume una madre joven.

Problemas del embarazo precoz

En primer lugar, en la parte biológica, dado que el cuerpo no está completamente formado, un embarazo prematuro puede acarrear graves problemas, tales como problemas obstétricos, anemia, desproporción cefalopélvica (es decir, que la pelvis sea excesivamente pequeña como para que la cabeza del bebé pase), parto prolongado, difícil y doloroso, abortos, infecciones,…

Estos y muchos otros son algunos problemas derivados de quedar embarazada a una edad temprana. Pero estos son tan sólo los problemas de índole biológico, existen muchos otros a nivel psicológico, tales como trauma, depresión, rechazo al bebé, etc. los cuales vienen provocados por no estar preparada psicológicamente para dar a luz a un niño y hacerse cargo de él.

Por último, existen una serie de problemas sociales que la madre tendrá que sufrir, aunque esto, dependerá en gran medida del contexto social y cultural que la rodee. En condiciones generales, se asume que una adolescente que sufre embarazo precoz está fuera de la protección del matrimonio, lo cual, en algunas sociedades y contextos culturales, es muy importante. Carecer de un matrimonio estando embarazada puede significar el rechazo de sus semejantes, incluidos los familiares.

Sin embargo, existen otros problemas sociales, tales como la imposibilidad de desarrollar una vida normal y común al resto de jóvenes, dificultades para terminar los estudios y encontrar trabajo, la posibilidad de verse abocada a la marginalidad por el bajo nivel adquisitivo derivado de la falta de trabajo, etc.

 

Como puede verse, existen grandes riesgos para una madre adolescente, y éstos empiezan a hacerse ver tan pronto como se hace visible el embarazo precoz. Estos problemas no vienen separados aunque aquí los hayamos diferenciado. De hecho, lo común es que vengan interrelacionados, y los problemas sociales determinen problemas psicológicos y viceversa, y que los problemas biológicos afecten a la salud mental de la madre.

Es por ello que hay que tener cuidado con los embarazos precoces, ya que existen una gran cantidad de riesgos para cualquier mujer que lo sufra.

Tags: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
A %d blogueros les gusta esto: